Listos para arrancar: autocines vuelven en gloria y majestad

5

Contando con las medidas de seguridad y sanitarias establecidas durante la pandemia del covid-19, y como alternativa de actividades de esparcimiento alternativas posibles de hacer, dos autocines en Santiago se encuentran a la espera de ser autorizados para funcionar.

Uno de los míticos espacios donde llegar, estacionarse, conectar la radio a una frecuencia indicada y -sin salir del vehículo- ver la película proyectada en la pantalla principal de la explanada, vuelve en gloria y majestad para recibir a sus cinéfilos automovilistas; es el Autocine Las Vizcachas (Av. San José de Maipo 05669, Puente Alto, Región Metropolitana)

LA PUBLICIDAD DE SU EMPRESA AQUÍ

En tanto, y al otro lado de la ciudad, el Espacio Broadway tiene todo listo. La programación incluye 17 películas en dos pantallas grandes, cuyos títulos ya fueron definidos. “Una de ellas, la que es con proyector y que funciona solamente en oscuridad o muy baja luz estará dedicada al cine arte. La otra, que es una pantalla led y puede utilizarse con luz de día, será de cine comercial”, asegura José Ignacio Aravena, uno de los dueños del recinto.

Como requisito esencial de entrada a estos lugares es la restricción de pasajeros en el interior de los autos, con un límite máximo de 3 personas por vehículo.

En el Espacio Broadway -Ruta 68 s/n Santiago-, las funciones del autocine serían de miércoles a sábado desde las 19 horas. Al igual que en todos los autocines del mundo, para escuchar desde el interior del vehículo el audio de las películas se proporcionará una estación radial que los usuarios podrán sintonizar. Además, durante las funciones habrán food trucks con servicio directo al auto, y baños que contarán con las medidas sanitarias correspondientes.

tips #autocines

  • Lo que motivó a Richard Hollingshead crear el primer autocine fue la extrema obesidad que padecía su madre, quien no podía ir a las salas de cine porque no cabía en las butacas.
  • En el caso de los solteros y adolescentes con automóvil consideraban los autocines lugares ideales para sus citas. En 1950, la privacidad que el autocine ofrecía a los clientes les dio la reputación de “inmorales”, y fueron etiquetados como “pozos de pasión”.
  • A modo de chiste, se decía que uno de cada cuatro estadounidenses de la generación “baby boomer” -nacidos entre fines de la década del 40 e inicios de los 60- fueron concebidos en un autocine.

https://es.wikipedia.org/wiki/Autocine

publicidad